Nikkorex F

En 1962 Nippon Kogaku, fabricante de las cámaras Nikon, decidió ampliar su gama con una réflex que fuera la alternativa económica a la Nikon F. Ésta fue desarrollada en cooperación con Mamiya. En diseño, este híbrido tiene más de la gama Mamiya que de las Nikon de su tiempo. Y, desde luego, a quien no se parece en nada es a las otras Nikkorex. Como concepto de cámara más económica que la Nikon F, fue la antecesora de las Nikkormat, ya diseñadas y fabricadas completamente por Nippon Kogaku.

La Nikkorex F es una réflex con visor de prisma fijo, bayoneta Nikon, con conexión para la sincronización de flash de los tipos X y M en un lateral del cuerpo y sin fotómetro incorporado. El obturador es de láminas, proporcionado por Copal. Debido al abaratamiento de costes, se echa en falta la posibilidad de motorizarla. Tampoco se puede bloquear el espejo en su posición superior. En la parte delantera, a la altura del dial de las velocidades, tiene una zapata para accesorios. Aunque a ésta se le puede añadir una segunda zapata para poner un flash, lo normal era utilizarla para sujetar un fotómetro de selenio, similar al Nikon F modelo II, que se ajustaba al mando de las velocidades de obturación y a los objetivos Nikkor. En la parte trasera lleva un indicador para recordar la sensibilidad de la película usada. Además de estos accesorios, Mamiya sacó al mercado dos objetivos con bayoneta Nikon para esta cámara. Van marcados Sekor Nikkorex y sus distancias focales son de 35 y 135 mm. Ambos tienen una apertura máxima de diafragma f/2.8. Estos objetivos junto al Nikkor de 50 mm f/2 eran el equipo habitual del usuario de este modelo. Los dos Sekor están bien fabricados y su calidad es apreciable a simple vista. Son difíciles de encontrar hoy en día, y su valoración es alta dentro del mundo del coleccionismo, especialmente el 35 mm.

Aunque hay dos variantes, son prácticamente iguales. A la segunda simplemente le quitaron el indicador del ASA de la parte trasera. También se fabricó un modelo llamado Nikkorex F Special, lacado en negro, muy escaso, que se utilizó para fines médicos y científicos. Aunque dentro del ambiente coleccionista la joya de la corona sería conseguir una Nikkor J. Es la misma cámara bajo otro nombre, solamente para el mercado alemán. Para colmo se vendieron pocas unidades porque no fue bien recibida.

Galería fotográfica (clicar en la imagen para ampliar)

A %d blogueros les gusta esto: