Vest Pocket Kodak Autographic

Esta cámara plegable de película en rollo es conocida como la “cámara del soldado”, por ser llevada por los militares, especialmente los norteamericanos, en el bolsillo de su guerrera durante la Primera Guerra Mundial. Bueno, no solo la versión Autographic, cualquier VPK. Su tamaño contenido, 25 x 64 x 120 mm cerrada, hizo que se pudiera llevar en el bolsillo del chaleco, lo que dio origen a su denominación.
Aunque la Vest Pocket Kodak se lanzó al mercado en 1912, la versión Autographic apareció en 1915, y se mantuvo en producción hasta 1926. En 1913 Eastman Kodak pagó un dineral (300.000 dólares) a Henry Gaisman por la patente de un carrete que permitía escribir en los negativos con un buril a través de una ventanilla sin que se velase la película. Kodak presentó una versión adaptada a este sistema en cada una de sus cámaras plegables. También se podía comprar una versión más lujosa llamada Special, recubierta en cuero. Tal fue el éxito de esta cámara que se llegaron a vender 2 millones de unidades entre todas sus versiones, fabricadas en USA, Canada e Inglaterra.
Su utilización es sencilla. Para cargar la cámara hay que quitar la tapa lateral, que tiene el cierre y la palomilla para el avance de la película. Usa rollo 127 Autographic y proporciona negativos de 40 x 64 mm. Una vez la película ya está en su sitio, hay que desplegarla tirando de las dos pestañas que hay en los laterales de la placa del objetivo. A partir de aquí se procede como con cualquier otra cámara fotográfica. El obturador Kodak Ball Bearing nos proporciona dos 2 velocidades (25 y 50) más B y T. En esta unidad, el diafragma no lleva indicaciones numéricas, sino que va relacionado con la distancia a la que se sitúa el motivo a fotografiar, teniendo en cuenta la profundidad de campo. El visor está situado para las tomas verticales. Para fotos horizontales hay que girarlo. El disparador está situado al lado del visor. No es lo más cómodo, pero las dimensiones tan reducidas obligan. En la parte inferior de la placa del objetivo hay una patita para que se mantenga de pie, en la que se encuentra el número de serie de la unidad. En la parte trasera de la cámara está la visor para la numeración de las fotos y la ventana para el sistema Autographic, con su buril o lapicero metálico, que se perdía habitualmente.
Durante los años que estuvo en proceso de fabricación, se modificaron pequeños detalles, siendo el más reseñable la ventana del sistema Autographic, del que hay por lo menos tres tipos.
La unidad más famosa de esta cámara es la que en 1924 fue llevada por Mallory e Irvine al Everest, para documentar su ascensión. Por desgracia nunca se recuperó después del accidente de los escaladores. Se supone que la debía llevar Irvine, cuyo cadaver nunca se ha encontrado.

A %d blogueros les gusta esto: