Werlisa Color

Este modelo de cámara popular logró convertir a su fabricante en la empresa más importante de la industria fotográfica española. Certex comenzó como una pequeña fábrica que construía diverso material fotográfico y accesorios sencillos para la distribución por el grupo Pawsa, su dueño. Debido a los problemas económicos de la España de posguerra, era difícil la adquisición de cámaras de calidad media, muy lastradas por los altos aranceles de aduanas. Este hueco lo ocupó Certex, primero con un par de modelos bajo licencia de Dacora, y ya en 1960 con el lanzamiento de la Wesa I de diseño propio.

En 1963, Certex dio un paso adelante y lanzó la primera de las Werlisa Color. Si lo comparásemos con el mundo del automóvil, La Werlisa Color sería el Seat 600 de las cámaras españolas. No solo pondría una cámara en muchos hogares españoles, que hasta entonces no se lo podían permitir. También hundió algunas empresas que no pudieron competir con un producto superior en calidad al resto de las cámaras de fabricación nacional. Además la distribución por el grupo Pawsa hizo el resto. A pesar de los daños colaterales, fue una buena noticia para la industria fotográfica española de la época.

Hay 4 tipos de Werlisa Color, con un montón de variaciones dentro de cada uno de ellos. En aquel momento, cuando se terminaba el stock de una pieza, se sustituía por otra, lo que no implicaba que fuera igual. Por esto vemos un montón de cámaras que se diferencian en el color del cristal del visor, en la forma de la zapata de accesorios, o en cualquier otro pequeño detalle. Estos 4 tipos de Werlisa Color se entroncan en dos familias. La primera, con el cabezal de sección trapezoidal y, la segunda, con un aspecto más moderno y contundente, de sección rectangular. Para distinguir los diferentes modelos debemos primero fijarnos en el cabezal, el trapezoidal pertenece a las dos primeras variantes. La primera versión de éstas no tiene placa metálica en la base del objetivo, el contador de exposiciones está situado debajo del visor en la parte trasera y tiene un aspecto más básico que las demás. Es la única versión difícil de encontrar. La segunda variedad, lanzada al mercado en 1966, es la única con placa metálica en la base del objetivo y cabezal trapezoidal. El contador de exposiciones está situado en la parte superior de la placa metálica delantera. La tercera y cuarta variante tienen el cabezal recto. Las dos se comenzaron a fabricar en 1967. La diferencia que nos hará distinguirla a primera vista es la forma del objetivo. El tercer modelo tiene el objetivo con forma cónica, mientras que la cuarta versión lo tiene cilíndrico. Luego hay varias pequeñas diferencias, como la forma del contador de exposiciones, el mando de rebobinado y la zapata de accesorios.

Galería fotográfica (clicar en la imagen para ampliar)

A %d blogueros les gusta esto: